¿Qué es un servicio? Características de los servicios

¿Qué es un servicio? Ya dijimos cuando explicamos los tipos de producto que existen, que un servicio no era más que un producto con características especiales. Como ya sabemos, los servicios son productos que no podemos ver ni tocar, lo que dificulta ganarnos la confianza de los consumidores. Es por esta razón, que debemos estudiar las características que hacen especiales a los servicios con el objetivo de evitar la desventajas que se desprenden de su naturaleza.

¿Cómo? ¿Aún no te ha quedado claro qué es un servicio? Aquí te dejamos con el concepto o definición de servicio.

¿Qué es un servicio? Concepto y definición de servicio?

Si atendemos a la definición de servicio podemos decir qué es un servicio es la acción o conjunto de actividad destinadas a satisfacer una determinada necesidad de los clientes. Para ello, se ofrece un producto inmaterial y personalizado.

Un aspecto muy importante del concepto de servicio y que tenemos que tener en cuenta es que el consumidor no los puede poseer, ya que, los servicios son intangibles o inmateriales.

Características de los servicios

Ya hemos ahondado en el concepto para saber qué es un servicio, ahora vamos a descubrir las características de los servicios. Los servicios son productos especiales que presentan atributos únicos que debemos aprovechar para transmitir confianza al mercado. Para ello, las empresas llevan a cabo algunas acciones que veremos a continuación junto a las características de los servicios:

  • Intangibilidad: los servicios no pueden ser percibidos por los sentidos, por lo que es difícil diferenciar los servicios. Para solucionar este inconveniente derivado de esta característica de los servicios, debemos asociar el servicio a algún elemento físico que lo represente. Otra opción, es recurrir a la marca o al precio como indicadores de la calidad del servicio. Ejemplo: los bancos asocian la libreta de ahorro para dar confianza a los usuarios. Mediante estas libretas quedan reflejados todos los movimientos de la cuenta bancaria del cliente.
  • Inseparabilidad de la producción y el consumo: esta característica de los servicios va hacer que los cliente asocien a quien presta el servicio con el propio servicio. En esta asociación van a jugar un papel decisivo la imagen de la empresa y el comportamiento de las personas que han prestado el servicio. Ejemplo: un camarero antipático puede conseguir que no vuelvas a un restaurante. Otro ejemplo son las peluquerías, para conseguir la fidelización de los clientes, la cadena de peluquerías Llongueras puso a disposición de los clientes asesores de imagen.
  • Caducidad: los servicios no se pueden almacenar, es decir, si no se utilizan en el momento en el que están disponibles, no se pueden guardar para más tarde como una chocolatina. Ejemplo: los cines suelen tener una alta demanda los domingos por la tarde, tanta que muchas veces se agotan las entradas. Entre semana ocurre el caso contrario, la demanda no es suficiente y quedan muchas butacas sin ocupar. para evitar esta situación, muchas salas han creado el día del espectador para reconducir la demanda hacia los días en los que hay menos ocupación.
  • Variabilidad de los servicios: este atributo hace referencia a la dificultad de estandarizar un servicio. Esto hace que el trato que reciben los consumidores puede que no sea el mismo. Para evitar este problema, las empresas deben estandarizar al máximo los procesos de prestación del servicio. Un ejemplo algo desfasado, pero que nos sirve para la explicación, son los videoclubs, que introdujeron cabinas de autoservicio para alquilar y devolver películas. Otro ejemplo, una cadena de restaurantes debe establecer un protocolo de actuación para atender al cliente que debe ser respetado por todo el personal.
suscripcion marketing

Deja un comentario