¿Qué es el público objetivo y cómo definirlo? Ejemplos de target

Una de las primeras decisiones a la que nos enfrentamos los marketeros, es la definición de nuestro público objetivo. Pero, ?por qué es tan importante definir correctamente nuestro mercado objetivo? Es importante para saber a quién dirigimos nuestra comunicación y acciones de marketing, con el fin de no desperdiciar recursos con un público objetivo que no será rentable.

¿Qué es el público objetivo? También llamado mercado objetivo

Personalmente, me gusta definir al público objetivo como:

la parte o grupo de la población con unas características comunes, cuyas necesidades pueden resolverse con nuestro producto. Además, será el receptor de las acciones de comunicación y marketing de la empresa.

Cuando definimos el público objetivo al que nos vamos a dirigir, es realidad, estamos segmentando el mercado. Estamos seleccionando la parte del mercado que será más beneficiosa para la empresa. Eligiendo la que reportará unos mayores beneficios, ya que, sus necesidades pueden ser satisfechas por nuestro producto. Este mercado objetivo, como ya hemos comentado, estará compuesto por el conjunto de potenciales compradores, cuyas necesidades puede resolver la empresa mediante sus productos.

Una misma empresa, o incluso un mismo producto, se puede dirigir a dos públicos objetivo diferenciados. Un ejemplo es el portal de búsqueda de empleo de Infojobs. En su web se puede apreciar como en el mismo portal existen dos apartados, uno para empresas y otro para candidatos.

¿Cómo definir nuestro mercado objetivo?

Para seleccionar nuestro público objetivo debemos tener un buen conocimiento del producto o servicio. Y es que, únicamente mediante un profundo conocimiento de sus características y beneficios aportados, podremos saber para que nicho será más rentable, es decir, hacia que público lo dirigiremos.

Ejemplo: Ferrari no puede dirigir sus comunicaciones y productos a un público con una capacidad adquisitiva media o baja, ya que, este mercado no dispone del suficiente poder adquisitivo, lo que hace que este segmento de la población valore otras características y prestaciones como la seguridad o la relación calidad-precio.

Para hacer una correcta definición del público objetivo debemos dar respuesta a preguntas como: ¿a quién voy a vender?, ¿cómo es?, ¿dónde está?, ¿qué valora?… así como las demás preguntas cuya respuesta nos ayude a crear un perfil de nuestro target.

Los factores que tenemos que tener en a la hora de seleccionar nuestro público objetivo son:

1. Factores demográficos: es la primera segmentación y la base de la estrategia de comunicación, se compone de:

Edad: influye en la forma de comunicarnos con el target, por ejemplo, un público joven requerirá de un tono y un lenguaje más coloquial.
Género: aunque cada vez se tiende más a la inclusión, es cierto que hombres y mujeres requieren de una comunicación diferencia en algunos casos. Las mujeres suelen responder mejor a estímulos visuales y emotivos.
Situación familiar: no es lo mismo dirigirnos a un público joven en busca de emociones fuertes que hacerlo a público en edad madura, casado y con hijos que buscan la tranquilidad y la vida familiar.

2. Ubicación del público objetivo: ¿dónde se encuentran mis consumidores?

En el caso de un fontanero autónomo, su mercado objetivo estará compuesto por los potenciales clientes que se encuentren dentro de su radio de acción, normalmente su ciudad. Sin embargo, para una gran empresa de fontanería que opera en todo el ámbito nacional,su público objetivo abarcará la totalidad del país.
Hoy en día, gracias a los mercados online, muchas empresas pueden dirigirse hacia un público global, ubicado en cualquier rincón del mundo.

3. Factores socioculturales: se utilizan para conocer mejor al público objetivo y establecer patrones de conducta o comportamiento. Debemos prestar atención a:

– Nivel educativo: a menor nivel educativo, la comunicación debe ser más simple y directa.
– Poder adquisitivo: se relaciona con la clase social. Por ejemplo: un coche de lujo (Aston Martin) no puede tener como público objetivo a personas que no dispongan de unos elevados ingresos y poder adquisitivo.
– Valores y creencias: religión, aficiones, estilo de vida… Navidul, dedicada a la producción y venta de jamones, no puede dirigirse a un público árabe, ya que, el cerdo está prohibido en su dieta.

4. Nivel de adaptación al medio digital: debemos conocer cómo consume información nuestro público objetivo, es decir, como se informa antes de realizar una compra. Puede que prefiera recibir la información a través de redes sociales o mediante publicidad tradicional (buzoneo por ejemplo). Como norma general, la nuevas generaciones comunicaciones digitales, ya que, pasan las 24 horas conectados a internet.

5. Conocer sus necesidades: debemos saber que es lo que necesita nuestro público objetivo, es decir, necesitamos saber qué le puede aportar nuestro producto. una vez identificada la necesidad que resuelve nuestro producto, lo debemos comunicar al mercado, generando valor a los consumidores.

Ventajas de la definición de nuestro público objetivo

Uno de los principales errores que hacen que fracase una estrategia de marketing es la mala elección del público objetivo, ya que, si el producto no satisface ninguna necesidad, no aportará valor al target y echará por tierra todos los esfuerzos realizados.

Una correcta definición del mercado objetivo, trae consigo una serie de ventajas para la empresa:

  • Identifica nuevas oportunidades de negocio: permite detectar nuevos segmentos de consumidores a los que dirigir el producto y nuevas necesidades dentro del segmento actual.
  • Permite una reducción de costes: dirige la comunicación hacia el segmento de la población cuyas necesidades satisface el producto, es decir, permite realizar la comunicación de una forma más eficiente.
  • Genera engagement: permite ofrecer al público objetivo lo que desea, es decir, al conocer sus necesidades, puede anticiparse y resolverlas antes de que se presenten.
  • Establece pautas para la conversación: determina cómo quiere ser contactado el consumidor, fijando el tono de la conversación, los medios de emisión del mensaje, el estilo de la conversación…

Ejemplos de definición del público objetivo

Dove: empresa dedicada al cuidado de la higiene femenina, se dirige a un público femenino, ubicado en una franja de edad entre los 18-50 años, residente en España, a las que les preocupa su higiene y lo cánones de belleza actuales.
Como vemos, Dove tiene un profundo conocimiento de su público objetivo, ya que, hace unos años detectó la necesidad de abrir los cánones de belleza a mujeres reales, es que realidad, son quienes compran sus productos. Es por esta razón, que su estrategia de comunicación gira en a la premisa de la belleza real en mujeres reales, incluyendo en sus anuncios a mujeres de diferentes complexiones y aspecto.

Apple: mundialmente conocida, en este caso, nos centraremos en sus smartphones. se dirige a un público de cualquier género con una edad comprendida entre 18-55 años, con un alto poder adquisitivo, conectado a internet las 24horas y al que le gusta sentirse diferente.

Apple ha conseguido que su público objetivo sea el mejor embajador de la marca, ha estudiado sus necesidades y ha creado un producto que las satisface, mediante un diseño exclusivo y una comunicación adaptada.

El marketing va a tratar de crear valor para el público objetivo, ya que, un consumidor satisfecho, es un cliente fidelizado. Si quieres saber como generar valor para el público objetivo no te pierdas el siguiente artículo sobre las estrategias existentes crear valor al mercado.

Deja un comentario