¿Cómo ha sido la evolución del marketing?

Hasta ahora, hemos visto que en el marketing actual, el consumidor está en el centro de la estrategia de marketing. La evolución del marketing es un proceso prolongado en el tiempo.

Sigue leyendo si quieres conocer la transformación del marketing, desde la orientación a la producción, hasta el marketing basado en el valor.

Transformación del marketing actual

Cuando aparece la economía de mercado el marketing no era importante. Las empresas consideraban que todos los productos producidos serían absorbidos por el mercado. Este pensamiento ha ido cambiando con el paso de los años para adaptarse a las nuevas exigencias del mercado.

En la actualidad, son 5 los enfoques que han dado lugar a la evolución del marketing en la empresa:

Orientación a la producción

Durante la primera fase, que se inició en la revolución industrial. Las empresas se centraban en producir el máximo posible, consideraban que los productos se vendían solos y toda la producción sería absorbida por el mercado. Esto se debía, a que la demanda superaba la capacidad de producción de las empresas, a lo que hay añadir que los consumidores no tenían donde elegir, con lo que sus demandas no eran muy exigentes.

Esta situación hacía que las empresas se concentrasen en producir una gran cantidad de unos pocos productos, con el objetivo de fabricar al menor coste.


Ejemplo: Mediante la producción en cadena, Henry Ford redujo los costes de producción del modelo Ford-T. Este ahorro en una reducción del precio de venta para llegar a segmentos de la población más humildes.

Orientación a la venta, la primera evolución del marketing

Cuando las empresas comenzaron a utilizar tecnologías avanzadas de producción, se vieron afectadas por la Gran Depresión. Los consumidores perdieron poder adquisitivo y la oferta se volvió superior a la demanda. Esta situación cambió las reglas del juego y, se produjo la primera evolución del maketing y su papel dentro de la empresa. Con el fin levantar las ventas se recurrió técnicas comerciales de promoción de ventas, para vender más productos.

Esta filosofía no es sostenible a largo plazo. Las empresas buscan su propio beneficio y no tienen en cuenta las preferencias de los consumidores. Estos, pueden sentirse engañados y no volver a comprar el producto, además, en la actualidad, se dejaría constancia de su opinión gracias a los medios sociales.
Por otro lado, si realizamos acciones acciones de promoción de venta demasiado prolongadas en el tiempo, los consumidores asociarán el nuevo precio reducido al productgo y, cuando vuelva el precio original, le parecerá excesivamente caro y esperará a que vuelva a estar de oferta para comprarlo.

Orientación al marketing

Este enfoque debe su aparición al crecimiento de la competencia y a la mayor exigencia por parte de los consumidores. Las acciones de promoción fueron insuficientes y dejaron constancia de que, para conseguir objetivos de ventas, debían satisfacer las necesidades de los consumidores mediante los productos. Las empresas centran sus esfuerzos en desarrollar ventajas competitivas que les permitan sobrevivir al largo plazo.

Al contrario que sucede con la orientación a las ventas, este enfoque, se basa en producir aquello que se puede vender. Para ello, se identifican y estudian las necesidades de los consumidores y, sobre ese estudio, se ofrecen productos que la satisfagan.

Ejemplo empresa orientada al marketing

Camp, empresa que en 1958 era líder de la industria dedicada a la limpieza del hogar, vio amenazada su posición por la multinacional Procter&Gamble, Unilever y Henkel. Para revertir la situación, desarrolló una campaña en televisión bajo el lema «Busque, compare y si encuentra al mejor, cómprelo». Puso a los consumidores en el centro del negocio, haciéndolos partícipes de sus propias decisiones, pero sin sentirse presionados. A raíz de esta campaña, la empresa recuperó su posición en el mercado.

Marketing basado en el valor, la última transformación del marketing.

El buen marketing del siglo XXI va más allá de satisfacer las necesidades de los consumidores, sino que, se basa en ofrecer un valor mayor que la competencia al target. Hablamos de la última evolución del marketing (por el momento).

El valor se refiere a la relación coste beneficio. Lo que se recibe a cambio del pago, es decir, los consumidores quieren productos ajustados a sus necesidades y deseos que valgan lo que están dispuestos a pagar por ellos, quieren tener la sensación de haber realizado una buena compra.

La afirmación anterior, no quiere decir que un precio justo sea un precio bajo. Si fuera así, el mercado de bienes de lujo se echaría a temblar. Se trata de ofrecer un producto que se ajuste a lo que los consumidores entregan a cambio.

Una forma de aportar valor muy apreciada por el público consiste en hacer partícipe al consumidor en la creación del producto. Seguir una estrategia de cocreación, de tal forma que el producto se adapta a las necesidades del target (personalizar unas botas de fútbol)

Ejemplo de creación de valor:

Con su tecnología Sync de Ford, sus conductores conectan su teléfono al equipo del coche, permitiendo conocer el tráfico, responder y escuchar mensajes, utilizar App como Spotify… sin perder seguridad al volante gracias a las instrucciones por voz, además en caso de accidente, manda un aviso al servicio de emergencias con las coordenadas GPS. Con esta tecnología Ford ofrece un mayor valor gracias a la incorporación de la tecnología, lo que se traduce en una mayor comodidad y seguridad en carretera.

Vemos que la evolución del marketing ha cambiado la forma de relacionarse con el mercado desde sus inicios, en los que todo se vendía hasta el marketing actual donde existe una gran competencia y las empresas luchan por ocupar un lugar en la mente de los consumidores, poniéndolos en el centro de la estrategia de marketing.

Deja un comentario