¿Qué es un producto en marketing?

Dar una definición exacta y única del concepto de producto es muy complicado. En marketing, todas las definiciones de producto van a tener un punto en común. Y es que el objetivo de un producto es satisfacer las necesidades y deseos de los consumidores.

El producto es la base sobre la que gira la estrategia de la empresa y, todas las decisiones de la misma se harán en base a las características de los bienes que produce o comercializa. Cada tipo de producto necesitará una serie de recursos y capacidades para su fabricación. Por ejemplo, según el tipo producto se necesitará maquinaria especializada, recursos humanos, cierta formación de los empleados…

En resumen, el producto es la variable sobre la se basan las decisiones de la empresa. No se emplearán los mismos recursos para fabricar un coche que para cocinar una barra de pan.

CONCEPTO DE PRODUCTO

Ahora sí, vamos con la definición de producto en marketing. Varios autores han tratado de dar respuesta la pregunta ¿Qué es el producto en marketing?, tu eliges cual te gusta más.

Para Kotler, el concepto de producto es: «todo aquello que se puede ofrecer en un mercado para su atención, adquisición o consumo, y que satisface un deseo o una necesidad».

Santesmases define los productos como: «cualquier bien material, servicio o idea que posea valor para el consumidor o usuario y sea susceptible de satisfacer una necesidad».

A mí, personalmente, me gusta definir un producto como «el medio que tienen las empresas para satisfacer las necesidades de su público objetivo».

En marketing, cuando hablamos de producto no nos referimos únicamente a bienes físicos, es decir, productos tangibles como una moto o una pelota. También se incluyen los bienes intangibles como los servicios y las ideas.

que es un producto
Ejemplo de producto: un automóvil

¿QUÉ NIVELES FORMAN UN PRODUCTO? BENEFICIOS DE UN PRODUCTO

Cuando hablamos de los diferentes niveles que forman un producto, nos referimos a los distintos beneficios que aporta el bien o servicio. Desde beneficios básicos, donde hablaremos de un producto que cumple un un objetivo fundamental, a otros más complejos como los beneficios simbólicos. En estos, a parte de ofrecer un beneficio básico, ofrece beneficios de autorrealización.

Beneficios básicos: aportan soluciones basadas en necesidades fisiológicas y de seguridad. Como vemos satisfacen necesidades básicas. Ejemplo: en el caso de un automóvil, el beneficio básico que aporta es el poder desplazarte, es decir, cubre una necesidad básica que es el desplazamiento.

Beneficios accesorios: facilitan la satisfacción de la necesidad. Es decir, permiten satisfacer la necesidad de una forma más cómoda y accesible. Se trata de añadir características que aporten valor al producto, y para ello, deben ser valoradas por los consumidores. Siguiendo con el ejemplo anterior, los beneficios que facilitan el desplazamiento puede ser un sistema de frenado por ABS o un equipo de navegación GPS.

Beneficios estéticos: se trata de aumentar el valor del producto con atributos que lo hacen más atractivo para el consumidor (forma, colores, diseño…). En el caso de nuestro coche, estos beneficios hacen referencia al tipo de pintura o color de la misma, por ejemplo.

Beneficios simbólicos: satisfacen necesidades de autoestima y autorrealización, así como de afiliación social. Y es que, existen productos o marcas que su consumo lleva implícito cierto nivel de ingresos o nivel cultural entre otras asociaciones. Siguiendo con el ejemplo del coche, estos beneficios lo aportará la marca, por ejemplo BMW.

NIVELES DEL PRODUCTO

En marketing, podemos agrupar estos beneficios que ofrecen los productos en tres niveles diferenciados:

  1. Producto básico: ofrece la satisfacción de necesidades básicas con beneficios básicos.
  2. Producto tangible: va a satisfacer necesidades adicionales entre las que se incluyen los servicios pre y post venta.
  3. Producto aumentado: satisface todas las necesidades del consumidor.

No todos los productos deben competir en todos los niveles, lo que permite aprovechar diferentes estrategias de posicionamiento. Por ejemplo, si una empresa compite con el producto aumentado, va a dejar espacio para que otras compañías se posicionen en otros niveles de producto y llegar a un público diferente. Un ejemplo es la marca Low Cost de Renault, Dacia que se ha posicionado con un producto básico a precios reducidos.

definicion de producto
Automóvil de la marca BMW

Para terminar con nuestro ejemplo del automóvil, ¿Qué beneficio obtiene el consumidor de BMW? Al comprarlo, se obtiene algo más que un coche, BMW ofrece la posibilidad de asistir a cursos de conducción, asistencia telefónica en teléfonos gratuitos, un servicio postventa excepcional… A parte de todo esto, un vehículo BMW ofrece beneficios simbólicos como deportividad, seguridad y estilo, además proyecta una imagen de quien lo conduce de superación y cierto nivel económico. Estos beneficios simbólicos se han conseguido a través de la marca.

¿Quieres saber cómo se forma una marca sólida que respalde los productos de la empresa? Echa un vistazo a nuestro artículo sobre la imagen corporativa de la empresa.

suscripcion marketing

Deja un comentario